Futbol Argentino, futbolistas argentinos

 

AGREGAR A FAVORITOS

ESPAÑOL

  ENGLISH

Inicio

Escuela de Fútbol Argentino

The Soccer Clinic

Prensa

Tienda / Sports Shop
Quienes Somos ?
Galeria de Fotos
Fútbol Femenino

Noticias Fútbol Mundial

Magazine Deportivo
Franquicias Escuela Fútbol Argentino

Ingresa tu C.V

Base de Datos/Futbolistas

Directores Técnicos

Agentes

Apellido y Nombre

 

E-mail

 

 

Intercambio de Links

 

 

 

Radio Continental de Argentina, para seguir todo el fútbol con Victor Hugo Morales y su equipo.

 

Fútbol con Humor

Por: FLOPEZ

(Ver Galeria de Comics)

 

Coach argentino: 

Julio Olarticoechea campeón mundial México 1986, lució la camiseta de la selección de fútbol argentina en 3 campeonatos mundiales. Informes: info@elpotrero.com.ar

 

Carlos Cavagnaro

Foto: Carlos Cavagnaro; en Atenas, GRECIA; Dictando una clinica de futbol para los  directores tecnicos de los principales equipos griegos.

Carlos Cavagnaro, el Tecnico mas joven del mundo, dirigio un equipo de primera division del futbol argentino a la edad de22 años, y a los 23 fue director de la academia de Futbol de Universidad de Mexico........ (ver Curriculum de Carlos Cavagnaro

 

Carlos Cavagnaro es uno de los directores tecnicos, que la consultora El Potrero se enorgullese en  representar.


 

Alejandro Esteban  Barberon

Este famoso futbolista argentino ha jugado en dos de los mejores equipos del futbol argentino, Boca Juniors e Independiente. El tambien ha sido un jugador de futbol internacional e integro el equipo Millonarios de Colombia. 

Actualmente este profesional es el jefe de directores tecnicos del Club Regatas Lima de Peru. 

Alejandro Barberon es uno de los directores tecnicos, que la consultora El Potrero representa.

La Columna de Boca Juniors

 

 

Por

Alejandro Sanchez

(Ver Curriculum)

 

 

100 años de pasión

 

El futuro, para muchos, no es sólo lo que nos deparará el destino, además también nuestro porvenir o lo que nos puede suceder. Lo que si estamos convencidos que siempre es incierto. Y más aun, cuando se congregan un grupo de personas con idénticas ganas e inquietudes y sin proponérselo, se animan a comenzar una historia.  

Es por eso que  a Esteban Baglietto. Alfredo Scarpatti, Santiago Pedro Sana y los hermanos Teodoro y Juan Antonio Farenga jamás se les pasó por sus mentes que lo que hacían aquella tarde del lunes 3 de abril de 1905 cuando -en un banco de la Plaza Sólis de Buenos Aires-  decidieron fundar su propio club, era mucho más que el inició de un equipo de fútbol. Sino que escribían la primera página de un sentimiento que, con el correr del tiempo, sería sinónimo de gloria, llanto, pasión, talento, sacrificio y  despertaría admiración mundial con sólo citar su nombre: Boca Juniors.

Ese comienzo fue en el barrio Xeneixe de La Boca, de ahí su apodo, donde jugaron sus primeros partidos con equipos de esa zona y disputaron torneos  en ligas independientes. Para que, después de obtener buenos resultados y un triunfo en Uruguay ante Universal, llegará el momento de afiliarse a la Asociación Argentina de Football, en 1908.

Cinco años más tarde ascendería a la primera división (de la que nunca saldría) y en aquella época romántica (la era amateur de este deporte en Argentina) comenzaría a ser protagonista, hasta que en 1919 conquistará el primer campeonato de su rica historia. El mismo lo repetiría en 1920, 1923, 1924,1926 y 1930.

En 1925 debido al bicampeonato obtenido los años anteriores Boca Juniors fue invitado a realizar la primera gira de un equipo argentino por Europa. La misma, que recorrió España, Alemania y Francia, fue todo un éxito, ya que los xeneixes disputaron 19 encuentros, de los que vencieron en 15 oportunidades, igualaron 1 y perdieron tres. Sobresaliendo los triunfos ante Real Madrid, Deportivo La Coruña, Atlético Madrid y Eintracht Frankfurt de Alemania, entre otros.           

Este performance, no sólo hizo que al llegar al país Boca sea declarado Campeón de Honor, sino que marco un hito en su historia, ya que a partir de ese momento comenzó a multiplicarse en forma indefinida la cantidad de hinchas, lo que lo transformo – hasta nuestros días- en el club más popular del país.

En la era amateur brillaron varios jugadores, entre ellos se encuentran el arquero Americo tesorieri, el defensor Ludovico Bidoglio y los atacantes Roberto Cherro y Domingo Tarascone.

El profesionalismo

Después del mundial de 1930 el fútbol argentino dio paso hacia la profesionalización, y, como no podía ser de otra manera, Boca se alzo con el primer campeonato, destacándose el delantero Francisco Varallo  con 24 goles. Luego repetiría este galardón en 1934 y 1935 donde fueron figuras el zaguero Brasileño Domingos Da Guia,  el paraguayo Delfín Benitez Caceres y los ya conocidos Cherro y Varallo.

Durante la década del cuarenta el conjunto de la ribera tuvo un inicio arrollador ya que logro los títulos de 1940, 1943 y 1944, con figuras como Severino Varela, Jaime Sarlanga y una línea media compuesta por “Lucho” Sosa, Ernesto Lazzatti y Natalio pescia, la que para muchos fue la más prestigiosa de estos cien años.

Luego de tantos galardones vino una etapa de frustraciones para la institución, en los años cincuenta, donde sólo hubo una alegría con la obtención del certamen de 1954, logrado de la mano de la calidad del volante Eliseo Mouriño.

Sin embargo lo más importante por esos tiempos fue la llegada a la presidencia de Alberto J. Armando, un verdadero caudillo, quien no sólo se mantuvo por más de veinte años en el cargo, sino que a partir de 1960, con su visión de futuro potencio al club dentro y fuera de la argentina, sumo logros y se transformo en la mitad más uno del país.

 Los Sesenta

Esta década fue una de las más proliferas de todo la historia, en todo sentido. Debido a que no sólo se obtuvieron campeonatos sino que también se lucieron varios de los máximos ídolos de la hinchada, y  a esto, hay que sumarle, que el rival de todo la vida, River Plate pasaba por su eterna racha de 18 años sin lograr ningún titulo.  

En 1962 llegó la primera conquista, la que tuvo carácter de épica por como se definió. Cuando restaban dos fechas para el fin del torneo Boca y River, ambos punteros, se enfrentaron en la Bombonera. Los locales se pusieron en ventaja con gol del Brasileño Paulo Valentim, pero restando cinco minutos el arbitro cobró penal para la visita y en una imagen que ya esta grabado en la retina de miles de hinchas, el arquero Xeneixe, Antonio Roma, le contuvo el penal a Delem, y el campeonato quedo a un paso.  

Luego repetiría en los torneos de 1964 y 1965 con una formidable y dura defensa encabezada por el brasileño Orlando y Silvio Marzolini, más la presencia y el sacrificio de Antonio Rattin en el medio y la creatividad y los goles de Ángel Clemente Rojas, el máximo ídolo de la institución.

Rojitas fue un genio, dueño de una cintura prodigiosa, capaz de esquivar a un contrario con el sólo amague del cuerpo, sin tocar el balón. En una época donde las patadas y los foules eran más comunes que la habilidad, él demostraba lo contrario, era un duende en un mundo de gigantes, que enamoró para siempre a la número 12.

Sobre el final de la década arribo como entrenador el enorme Alfredo Di Stefano, quien le incorporo su filosofía de juego a jugadores de la talla de el peruano julio Melendez, Norberto Madurga, y “Rojitas”. Debido a esto en el torneo Nacional de 1969 se vio el Boca más lujoso de todos los tiempos. Donde se dejo de lado  la garra y el sacrifico por el buen trato a la pelota, un espíritu ofensivo irrenunciable y la llegada por sorpresa de los volantes al arco contrario.    

En la misma temporada también obtendrían la Copa Argentina y un año más tarde repetirían el titulo Nacional, ya sin tanto brillo y con José Maria Silvero en la conducción técnica.

Boca es Internacional

A pesar de la cantidad títulos y la inmensa popularidad Boca tenía una deuda pendiente en su historia: Lograr un trofeo Internacional. Había estado cerca en 1963, en la Copa Libertadores pero el Santos de Pelé se lo arrebató en la final.

Esa cuenta comenzaría a saldarse con la llegada en 1976 del técnico Juan Carlos “El Toto” Lorenzo, quien con la base de jugadores que tenía, más el arribo de Hugo Gatti, “Pancho” Sa, el “Toti” Veglio, Ernesto Mastrangelo, entre otros. Conformo un equipo grande en edad pero con mucho juego fisico, más dinamismo y eficacia. Con estos argumentos obtuvo los dos torneos de ese año, el Metropolitano y el Nacional, que tuvo un sabor especial, ya que en el encuentro decisivo venció a River por 1 a 0, en lo que fue la única final disputada entre los dos grandes de la argentina.   

Con estos títulos se logró el pasaporte para jugar la copa Libertadores de 1977 en la que tras una excelente primara ronda, donde eliminó a River Plate y una serie semifinal, en la que dejó en el camino a Libertad de Paraguay y Deportivo Cali de Colombia. Los dirigidos por Lorenzo, en el Centenario de Montevideo, en una noche de lluvia y neblina pero con mucho azul y oro en el cielo, y con Hugo Gatti como héroe, vencieron por penales, en la final, a Cruzeiro de Brasil y la Libertadores comenzaba a conocer a uno de sus eternos dueños.

Ahora faltaba la frutilla del postre: La Copa Intercontinental, que por problemas de calendario se disputo en 1978 contra el Borussia Moenchengladbach. El primer encuentro se jugó en la Bombonera y fue un 2 a 2 que dejo pocas esperanzas para la revancha en Alemania. Sin embargo un planteo tactito inmejorable por parte del “Toto” y un desempeño y una entrega sobresaliente de este grupo de jugadores-hombres, como los definió el entrenador, hicieron que la hazaña fuera posible, y tras un 3 a 0 en el primer tiempo, la Intercontinental se vino al Barrio de La Boca.

En la segunda mitad del 78 el objetivo del era retener la libertadores, a la que Boca estaba clasificado a las semifinales por su carácter de defensor del titulo. En esa instancia doblego a Atlético Mineiro, de Brasil y a River Plate, lo que ya se había transformado en una sana costumbre.

El rival de la final era el Deportivo Cali, de Carlos Bilardo, con el que igualó 0 a 0 en Colombia, en un encuentro que se pareció más a una lucha de titanes que a una contienda deportiva. En la revancha, el trámite fue más sencillo y en una noche inolvidable, con mucho brillo y goles, Boca lo derrotó por 4 a 0  para lograr el bicampeonato de Ámerica. Y completar de esta manera un ciclo histórico para la institución, donde en tres años se lograron cinco títulos.

El comienzo de 1981 trajo un regalo especial para el Jugador Número 12: La llegada de Diego Armando Maradona . Lo que provoco un terremoto de emociones en el país. El “Diez” junto a Miguel Brindisi como ladero  daban clases magistrales de fútbol y la gente invadía todos los estadios para ser parte de esta fiesta única: el camino del Boca de Maradona hacia el campeonato Metropolitano.

La gloria llegó el 15 de agosto, tras igualar 1 a 1 con Racing en La Bombonera. En total el equipo disputo 34 encuentros, de los que gano veinte, igualo diez y cayo en solo cuatro oportunidades. Diego jugó en 28 ocasiones y convirtió 17 goles, algunos de antología como aquel de la goleada ante River por 3 a 0, donde quedaron revolcados por el piso Fillol y Tarantini.

Pero como dice la frase: “Todo lo bueno dura poco”, sobre el final del año, la oferta del Barcelona fue millonaria y en España estaba su nueva casa. Eso si, fue corto pero inolvidable.

Después de tantas alegrías vendría una época negra para que el club que incluyo desbarajustes económicos, quiebras, suspensión del estadio, intervenciones, campeonatos perdidos. Sólo lo obtención de la Supercopa en el año 89 trajo algo de alivio a los sufridos hinchas xeneixes.

Los noventa encontró sentado en el banco al uruguayo Oscar Washington Tabarez, quien formo un equipo compacto con una delantera arroladora , integrada por Diego Latorre, Gabriel Batistuta y Alfredo Graciani, que no tuvo problemas en obtener el Torneo clausura de 1991. Aunque más tarde (sin Batistuta ni Latorre, ya que se encontraban con la selección) perdería las finales con el Newell’s de Marcelo Bielsa, ese conjunto liderado por el “Batigol” fue una obra de arte.

En 1992, después de once años sin títulos locales, con Alberto Marcico como abanderado y Navarro Montoya custodiando los tres palos, Boca obtuvo el Torneo Apertura relegando al segundo lugar al “querido” River Plate.

El ciclo del Virrey

Sobre el final de la década, después de varias frustraciones, comenzaría el proceso más exitoso de este siglo boquense. Carlos Bianchi se hacia cargo de la conducción técnica y con él, la gloria pasaría a ser patrimonio Xeneixe.

Primero se lograron los Torneos Apertura de 1998 y Clausura de 1999, con un nivel superlativo de Martín Palermo y Juan Román Riquelme. Luego llego el turno de la Copa Libertadores de 2000 (aquella del 3 a 0 a River, con la vuelta y el gol de Palermo), la que, tras una recordada serie de penales en el Morumbí ante el Palmeiras, donde las manos de Córdoba se agigantaron más que nunca, volvía a la Bombonera.

Ahora la meta estaba puesta en la Copa Intercontinental, y con goles, cuando no, de Martín Palermo, Boca derrotaba por 2  a 1 al Real Madrid en Tokio y el titulo de campeón del mundo era más Xeneixe que nunca. Pero todavía la fiesta no estaba completa, ya que al regresar el titulo del torneo Apertura lo estaba esperando y con él lograba el sueño de ser campeón de Argentina, América y del planeta en un mismo año.

Como si esto fuera poco en 2001 se lograría el bicampeonato de América al vencer por penales al Cruz Azul de México en la Bombonera y nuevamente Oscar Córdoba era la figura. En el final del año una nueva expedición a Tokio no tendría el mismo resultado que la anterior, ya que el Bayern Munich, en un partido muy violento, ganó 1 a 0 y se hacia dueño de la Intercontinental.

Luego de este partido el “Virrey” decidió tomarse un descanso y para fortuna de los hinchas duro sólo un año y en el 2003 Bianchi regresaba a su lugar y todo volvía a la normalidad. El primer paso fue la Libertadores, donde con un juego lujoso y goleador, gracias a su tridente ofensivo formado por Tevez, Barros Schellotto y Delgado, y a su vez con mucho equilibrio en una media cancha integrada por Cagna, Cascini y Battaglia, Boca fue capaz de triunfar en los últimos siete partidos y alzar nuevamente esta copa en el Morumbí ante el Santos al que doblego por 3 a 1.

La magia continuo con la conquista del Apertura, incluido un baile descomunal a River en el monumental con una actuación consagratoria del brasileño Pedro Iarley. Y finalizo otra vez con la Intercontinental en Japón, cuando el “Pato” Abbondanzieri, gracias a su intuición, se recibió de ídolo y Boca venció al Milán de Italia por penales, y de esta manera pudo repetir la hazaña del año 2000, al ganar tres títulos en un año.

En total Carlos Bianchi estuvo al frente del equipo en cinco temporadas en donde no sólo se conquistaron nueve campeonatos sino que también se logro el record de 40 partidos invictos, lo que transformo a este periodo en el más exitoso de la historia de Boca Juniors.

La última consagración fue en diciembre de 2004 y una nueva copa pasaría a tener lugar en las vitrinas de la institución: la Sudamericana. La misma se obtuvo bajo la dirección técnica del “Chino” Benitez, al  derrotar por 2 a 0 al Bolívar de La Paz con goles del Martín Palermo y Carlos Tevez.

Así, como en un abrir y cerrar de ojos, pasaron cien años, un siglo de Boca Juniors. Llenos de  imágenes y momentos, Y la vieja ilusión de cinco amigos alrededor de un banco en la plaza Solís,  no sólo se había hecho realidad sino que se había transformado en un sentimiento inexplicable.


De niño las páginas de El Grafico llenaron gran parte de mi vida. Y desde siempre supe que el periodismo sería mi futuro. Debido a esto a partir de 1997, en lo que fue mi primera experiencia en un medio, ingrese como redactor a la Revista  “La maja” en la sección “Fútbol-rock”. En 1999 llego la oportunidad de la radio y de cubrir la liga de fútbol de Necochea para el programa “Tercer Tiempo” en F.M. La Radio 93.5.

 

Con el nuevo siglo comencé los estudios en la escuela de periodismo DEPORTEA de Buenos Aires, lo que me valió para realizar pasantías en el programa TN deportivo y en la radio FM Nacional Faro 87.9 y conjuntamente realice la cobertura del mundial de Voleyball, realizado en Argentina, en el año 2002 para Radio Necochea. 

 

Y desde agosto de 2002  me desempeño como miembro de la secretaria de prensa del departamento de Interior y Exterior del Club Atlético Boca juniors y como redactor del mensuario “Mundo Boquense”, lo que me ayudo a conocer por dentro uno de las instituciones más importante del Planeta.  Y todo sirvió para descubrir un mundo infinito que es el periodismo.  

 

 

 
Volver a inicio